Una forma diferente de saber lo que está pasando.

Los Yankees de Nueva York están en México para participar en una serie de dos partidos

Artículo Informativo

Tuvieron que transcurrir 56 años para que los Yankees de Nueva York regresaran a jugar en México. La escuadra neoyorkina se enfrenta nuevamente este domingo a los Diablos Rojos, un equipo emblemático en un país apasionado por el béisbol.

En 1968, los Yankees contaban con la presencia del legendario bateador Mickey Mantle, mientras que los Diablos Rojos se estaban consolidando en los campos mexicanos.

Se enfrentaron en dos juegos de exhibición, con una victoria para cada equipo, en el "Parque del Seguro Social", construido en el mismo lugar donde Babe Ruth, ícono de los Yankees, conectó su último jonrón en 1946 durante una clínica de bateo.

En esta ocasión también se disputarán dos encuentros. Las 20,000 entradas para cada juego se agotaron una hora después de salir a la venta en febrero.

La victoria de los Diablos sobre los Yankees por 5-3 en 1968 fue histórica. El diario La Afición destacaba que el lanzador mexicano Ramón Arano logró ponchar a Mantle en dos ocasiones.

Los Diablos cuentan con el ex jugador de los Yankees, el dominicano Robinson Canó. El partido se llevará a cabo en el Estadio Alfredo Harp Helu, en Ciudad de México.

Estas historias solían ser conocidas solo por aficionados veteranos y la prensa especializada, hasta que el anuncio de dos nuevos juegos entre los Bombarderos del Bronx y los Diablos Rojos se convirtió en el aliciente perfecto para una afición en crecimiento.

Hasta hace poco, el béisbol era un deporte de nicho en México, donde el fútbol tenía el dominio. Sin embargo, ahora los estadios de béisbol se llenan, hay una importante estrategia de mercadotecnia y el país se emocionó con el desempeño del equipo mexicano en el Clásico Mundial de Béisbol de 2023, donde llegaron a las semifinales.

"No son coincidencias, hay un trabajo arduo detrás, una estrategia, el respaldo de los propietarios de los equipos, y se ven resultados", menciona Horacio de la Vega, presidente ejecutivo de la Liga Mexicana de Béisbol (LMB), a la AFP.

Negocio en aumento

La asistencia a los estadios de béisbol casi se duplicó entre 2021 y 2023, alcanzando los 4.7 millones de espectadores, según la LMB, que espera que esta cifra llegue a entre 5.2 y 5.5 millones este año.

"Nos enfocamos en aquellos que nunca han ido al béisbol" y al "engancharlos, quieran volver", comenta De la Vega.

La liga también ha ampliado su capacidad para distribuir contenido y actualmente cuenta con 35 contratos de derechos de televisión en 30 países, lo que ha atraído la atención de más patrocinadores.

Además, han fortalecido la negociación con New Era para la venta de gorras, un artículo tan relevante en el béisbol como las camisetas en el fútbol, pasando de 70,000 unidades vendidas en 2019 a 369,000 en 2023.

Pero otro factor inesperado influyó en el auge del béisbol. En un país acostumbrado a las decepciones de su selección de fútbol, el desempeño de México en el Clásico Mundial de 2023 hizo que miles de personas se interesaran por este deporte.

De la mano del jardinero mexicano-cubano Randy Arozarena, de los Tampa Bay Rays, el "Tri" venció a Estados Unidos para luego caer en semifinales ante Japón, quien se alzó con el título.

La icónica postura victoriosa de Arozarena con los brazos cruzados se popularizó en el país, incluso siendo imitada por el presidente mexicano y aficionado al béisbol, Andrés Manuel López Obrador, al otorgarle el Premio Nacional del Deporte en diciembre.

"En esas dos semanas se habló más de béisbol en México que en décadas", destaca De la Vega.

Afición renovada

Aunque el béisbol ya tenía raíces en los estados del Pacífico y del norte, en el centro era visto como un entretenimiento para personas mayores. La directiva de los Diablos Rojos se percató de que su base de aficionados estaba envejeciendo y existía la percepción de que el juego era "aburrido", debido a que un partido podía extenderse por horas.

Othón Díaz, presidente ejecutivo de los Diablos Rojos, explica que se implementó una reingeniería para llenar esos tiempos muertos con música, saludos del público en pantallas gigantes y una oferta gastronómica que atrajera a nuevos seguidores al moderno estadio Alfredo Harp, hogar de los Diablos.

"Buscamos crear una experiencia envolvente para que la gente se sintiera completamente inmersa", menciona. "No hemos invertido en publicidad, todo ha sido a través del 'boca a boca'".

Los resultados se reflejaron en la cifra récord de asistencia al estadio de 600,000 personas en 2023, y en el regreso de los Yankees para escribir otro capítulo dorado.

Website | + posts

Somos EL TESTIGO. Una forma diferente de saber lo que está pasando. Somos noticias, realidades, y todo lo que ocurre entre ambos.

Todo lo vemos, por eso vinimos aquí para contarlo.

Te puede interesar