Una forma diferente de saber lo que está pasando.

Israel conmemora la puesta en libertad de personas tomadas como rehenes

Artículo Informativo

Un grupo de individuos ondea banderas de Israel frente al centro médico donde han sido liberados los cuatro rehenes en Gaza; el primer ministro Benjamin Netanyahu abraza a uno de ellos y en la costa un salvavidas da la noticia a través de un altavoz. Israel, en este día sábado, celebra.

El ejército anunció previamente la liberación, en una operación "compleja" en el campo de refugiados de Nuseirat, en el centro de la Franja de Gaza, de Noa Argamani, de 26 años, Almog Meir Jan, de 22, Andrey Kozlov, de 27, y Shlomi Ziv, de 41.

Estos cuatro individuos habían sido secuestrados el 7 de octubre durante el festival de música electrónica Nova en el sur de Israel por miembros de Hamas y otros grupos islamistas.

En la entrada del hospital Ishilov, de Tel Aviv, donde se encuentra hospitalizada la madre de Noa Argamani por un cáncer cerebral, los pacientes se reunieron con la esperanza de ver a la exrehén.

"Durante ocho meses sólo hemos recibido puñaladas en el corazón. No hablo de mí, hablo de toda la nación", expresó uno de los pacientes, Shlomo Akad, de 72 años.

Una imagen de Argamani, gritando "¡No me maten!" mientras era obligada por sus secuestradores a subir a una motocicleta, causó impacto a nivel mundial. Su madre, de doble nacionalidad china e israelí, ha compartido varios mensajes expresando su desesperación ante la posibilidad de morir sin volver a ver a su hija.

Por la noche, miles de israelíes salieron a las calles de Tel Aviv, como es costumbre cada semana, para exigir un acuerdo que permita liberar a los rehenes.

En una pantalla gigante se mostraron imágenes de los cuatro liberados, mientras la multitud agitaba banderas nacionales y aplaudía.

Las imágenes "me dieron alguna esperanza, porque cuando los vimos, vimos su estado de salud, tuvimos una pequeña esperanza de que serían alimentados allí", dijo Yair Moses, cuyo padre, Gadi Moses, sigue secuestrado.

– "Gritos de alegría" –

Netanyahu se reunió con los rehenes liberados en el Centro Médico Sheba de Tel Hashomer, cerca de Tel Aviv, según imágenes divulgadas por su oficina.

En los videos se le ve aplaudiendo cuando un pequeño grupo desea un "feliz cumpleaños" al padre de Noa Argamani.

En otro video, Shlomi Ziv abraza a su hermana y a su prima, según lo mostrado por el Foro de Familias de Rehenes. Y en una foto publicada por el canal del ejército, dos familiares de Almog Meir Jan abrazan emocionados al joven de 22 años.

"Lloré tanto ante tanta dicha, no pude contener las lágrimas", relató Hilla Israelí, una docente de 38 años, que se enteró de la noticia mientras se encontraba a orillas de un lago.

– "Sentimientos encontrados" –

Cécile Belilius, de unos 60 años, considera la liberación de los cuatro rehenes como un hecho "estimulante". Admite, sin embargo, tener "sentimientos encontrados" al pensar en las víctimas civiles palestinas de la guerra y espera que las negociaciones para liberar a todos los rehenes y alcanzar un alto el fuego duradero entre Hamas e Israel se aceleren.

La oficina de prensa del gobierno de Hamas en Gaza informó que al menos 210 personas murieron y más de 400 resultaron heridas en la operación de rescate en el campo de Nuseirat, aunque AFP no ha podido confirmar ese balance con fuentes independientes.

La guerra se inició el 7 de octubre, cuando comandos islamistas mataron a 1,194 personas, la mayoría civiles, en el sur de Israel, según datos oficiales israelíes. Los milicianos también secuestraron a 251 personas, 116 de las cuales siguen retenidas en Gaza, incluidas 41 que habrían fallecido, de acuerdo al ejército israelí.

Hasta el momento, la ofensiva israelí en represalia ha cobrado la vida de al menos 36,801 personas en Gaza, mayoritariamente civiles, según el Ministerio de Salud del gobierno de Hamas en el territorio palestino.

Website | + posts

Somos EL TESTIGO. Una forma diferente de saber lo que está pasando. Somos noticias, realidades, y todo lo que ocurre entre ambos.

Todo lo vemos, por eso vinimos aquí para contarlo.

Te puede interesar