Una forma diferente de saber lo que está pasando.

La sociedad dominicana ya hizo metástasis

El término metástasis es usado con mucha frecuencia en el ejercicio de la  ciencia médica para  referir a un tumor maligno que ha invadido parte del cuerpo de un paciente. Aunque antes de que eso se produzca, una vez detectado el tumor y comprobado que es maligno, el médico trata de aplicar un tratamiento para disminuir dicho tumor y evitar que éste dañe otros órganos, y lo  hace aplicando radio y quimioterapia, combinándolas con medicamentos que actualmente pertenece al programa de alto costo. Pero muchas veces el cáncer detectado es tan agresivo que no le  vale que le apliquen quimio, radio o medicamentos de calidad y camina en el cuerpo a velocidad mucho más rápido que el proceso de curación, invadiendo todo el cuerpo, provocando de manera inminente la muerte del paciente.

Eso es lo mismo que está pasando en la República Dominicana, que su población ha sido invadida por un cáncer moral que ha inundado el cuerpo completo de todos los estamentos sociales, y no ha valido ni quimio, ni radio ni medicamentos de alto costo, ni nada. El cáncer lo invadió todo, porque es un cáncer moral, y cuando se pierde la moral y la dignidad, se pierde todo.

Entre los artistas y miembros de la farándula no se discute cuál es el mejor ni cuál el que entona mejor una canción, sino de cuál vendió su trasero más caro. En cualquier lugar un empresario del más alto nivel social y económico le da varias bofetadas a su esposa y quién sabe el porqué. Y cualquiera de sus hijas criada bajo los más finos modales, sale embarazada de un bandido de la calle.

En cualquier lugar un hijo de familia distinguida está metido en problemas judiciales graves, y en cualquier esquina la esposa del médico jugando en un casino el dinero ganado a altas horas de la noche cuidando pacientes. En cualquier lugar hijos criados en valores robando sin ser ladrones y con sus acciones desmoralizando a sus padres y demás hermanos.

En la novela La Gitana, de Miguel Cervantes, narra el autor que las mujeres  gitanas son bellas, pero nacieron para ser ladronas, viven como ladronas y son hijas de ladrones, pero muchos de los de aquí roban sin ser ladrones, y sin haber nacido para ser ladrones.

Un mayor general borracho a altas horas de la noche asesinó a un joven comunicador, y congresistas, hembras y varones, en problema de justicia. Constructores estafando a cientos de personas, y otros invadiendo propiedades ajenas. Profesionales de la comunicación viendo a sus hijos atracando y asesinando, y una ministra de cultura diciendo que la isla de Santo Domingo es un continente.  Exfuncionarios dando el visto bueno para que se diga en una sentencia que fue verdad que robaron, pero que a cambio de no ir presos entregan parte del dinero robado, y lo lamentable es, que ya no podemos hacer nada para evitar que todo esto se siga produciendo, porque el tumor es maligno y violento e invadió todo el cuerpo social del pueblo dominicano, llevándose de paro la moral y la dignidad.

Screenshot 2024 07 02 At 3.09.09 Pm
Dr. Isidro Martínez Ureña
El autor es de San Francisco de Macorís, doctor en derecho y ex procurador fiscal de la provincia Duarte Tel. (809) 958-1606

Te puede interesar