Una forma diferente de saber lo que está pasando.

Negocio centrado en la muerte: monopolio de cementerios públicos

En la oficina administrativa del cementerio municipal Cristo Salvador, Lennis e Isabel completaron una transacción de venta de tres metros cuadrados de una parcela de nueve que Lennis tiene rentada por 99 años en el camposanto. Esta venta es común en el cementerio, ya sea porque los propietarios anteriores deciden mudar su lugar de sepultura o porque las parcelas son adquiridas por personas con la intención de revenderlas.

Los cementerios municipales del Gran Santo Domingo, incluido el Cristo Salvador, se encuentran sin espacios disponibles para ofrecer, pero llenos de nichos vacíos. En estos cementerios, como el de la avenida Máximo Gómez o el Cristo Redentor, abundan los letreros de "Se vende", como en un proyecto inmobiliario.

En estos cementerios, se pueden encontrar nichos y panteones disponibles para la venta que varían en precio, desde 120,000 pesos hasta más de un millón de pesos por un panteón completo. La venta de estos espacios es un negocio en torno a la muerte en los cementerios privados.

Los cabildos se enfrentan al desafío de brindar tierras para los fallecidos ante la creciente demanda, mientras que en los cementerios municipales florece un mercado de compra y venta de nichos y panteones a manos de particulares.

Sin espacio y con 30 muertos al día

El administrador del Cristo Salvador, Virgilio Ureña, lamenta la falta de espacio en el camposanto, que recibe un promedio de 30 fallecidos al día. El cementerio, inaugurado en 1990, tiene una extensión de aproximadamente cinco kilómetros cuadrados y cuenta con 23 manzanas, todas vendidas, excepto algunas porciones en lugares poco atractivos.

En respuesta a la escasez de terreno, se decidió no vender más parcelas a quienes no tengan fallecidos para sepultar. Esta medida también se ha implementado en otros cementerios del Distrito Nacional, como el Cristo Redentor, Máximo Gómez y Barrio Obrero en Cristo Rey.

El cabildo busca urgentemente un lugar para abrir un nuevo cementerio, ya que la demanda de espacios funerarios sigue en aumento. Se plantea que las parcelas sean vendidas solo a quienes tengan un fallecido, para evitar la especulación en el mercado de los muertos.

¡De oportunidad!

En el Cementerio Nacional de la avenida Máximo Gómez, ya no hay espacio disponible para la venta, pero aún se realizan transacciones entre particulares. Personas como Eusebio Acevedo ofrecen panteones en venta con precios que varían y son considerados como oportunidades en el mercado.

El tema de las ventas entre particulares en los cementerios es privado, y el cabildo interviene únicamente en el registro del traspaso de titularidad, por el cual cobra un porcentaje del precio acordado. Las funerarias privadas también operan en los camposantos, pero no han comprado directamente al cabildo en la gestión actual.

El mercado de los muertos continúa en aumento, con ventas de nichos y panteones entre particulares que mantienen activo el comercio en torno a la muerte en los cementerios municipales y privados.

Website | + posts

Somos EL TESTIGO. Una forma diferente de saber lo que está pasando. Somos noticias, realidades, y todo lo que ocurre entre ambos.

Todo lo vemos, por eso vinimos aquí para contarlo.

Te puede interesar