Una forma diferente de saber lo que está pasando.

Conversación con Ángel Hernández, titular de la cartera de Educación

El ministro de Educación, Ángel Hernández, recibió hace aproximadamente dos semanas el documento sobre la propuesta de modificación a la Ley General de Educación, 66-97.

Dicha propuesta fue desarrollada por una Comisión Revisora designada por el propio Minerd, para la discusión de los puntos y posterior aprobación de los cambios.

En la entrevista, Hernández ofrece su perspectiva sobre la propuesta.

P: ¿En qué aspectos usted entiende que el borrador modifica la ley?

R: Hay muchas cuestiones que están ahí pautadas, entre ellas el tema que tiene que ver con el Consejo Nacional de Educación, hay algunos aspectos interesantes en términos de sus funciones. También todo lo que tiene que ver con el tema de la apertura del sistema educativo a las innovaciones que se presentan en la sociedad, y la participación de las entidades descentralizadas.

En la ley que tiene que ver con la función pública hay una definición muy específica de lo que es la descentralización y la desconcentración, por lo que, en mi opinión, al Ministerio lo que le conviene es que los llamados institutos descentralizados, como Infodosu, Inafocan, Inabima, entre otras, pasen a ser más bien institutos desconcentrados, no descentralizados, porque la función de descentralización le da una autonomía muy grande, que en realidad tiende a atomizar la función del Ministerio.

Creo que en ese nivel de descentralización solamente deberían estar Infodosu, que es una universidad y por lo tanto tiene una autonomía plena, tanto en términos administrativos como funcionales. También el Inabima, que en realidad es una AFP, debido a que tiene que ver con las pensiones de los docentes, en las demás instituciones hay que definirlo más para ver cuál sería su rol y la mejor forma de organizarlo.

P: ¿Qué tan importante es la educación laica en el país?

R: En el sistema educativo actual se respetan todas las religiones, en la práctica, aunque el Concordato orienta a que se asuma a la religión católica como la religión oficial. Entiendo que lo que hay que fortalecer es la perspectiva de ver la educación como una integralidad.

Aquí realmente hay una diversidad religiosa y cultural que es lo que realmente ha predominado en el sistema educativo dominicano, no se impone una religión a nadie. De hecho, en la misma ley de educación actual está previsto que si los padres quieren pedir que sus niños no sean expuestos a una determinada religión, pueden solicitarlo.

No creo que sea una gran novedad en ese campo lo que hay. Yo creo que en la práctica el sistema educativo funciona con una gran pluralidad de ideas y es lo que se ha preservado en la propuesta de ley.

Website | + posts

Somos EL TESTIGO. Una forma diferente de saber lo que está pasando. Somos noticias, realidades, y todo lo que ocurre entre ambos.

Todo lo vemos, por eso vinimos aquí para contarlo.

Te puede interesar